viernes, 6 de febrero de 2015

UBER: hacia el diseño de una política pública...

vía: 
Para el análisis de una política pública, primero debe ser evaluada. Pero en el caso del fenómeno UBER hace falta el diseño de una política pública, por su  concepto innovador, el servicio y alta tecnología.

UBER la marca de la discordia.

La entrada de UBER ha provocado reacciones diferentes en todo el mundo como: prohibiciones en países como Alemania, Bélgica, España, India, Francia, Holanda, Tailandia y Estados Unidos; demandas y amenazas en ciudades como Los Angeles, Portland, San Francisco y Río de Janeiro, pero en otras ciudades del orbe, tienen operaciones reguladas, de acuerdo a información presentada por la Agencia Reuters en 2014 con datos de UBER.

Michael E. Porter (Competitive Strategy, 1980) menciona en su libro,  sobre la amenaza de ingreso de nuevos competidores y de lograrlo, -puede obligar a bajar los precios o inflar los costos de los fabricantes existentes, reduciendo la rentabilidad- y depende de las barreras de entrada en el mercado.

La entrada de AT&T al mercado mexicano, obligará a TELCEL a mejorar sus tarifas al consumidor para poder seguir siendo el líder en el mercado de la telefonía celular; la barrera de entrada fue: la fuerte inversión para la compra de compañías y  aprovechar de éstas su capacidad instalada y posicionamiento en el mercado; acciones que la empresa norteamericana realizó su expansión, posterior a una reforma en materia de comunicaciones es decir, cambio de regulación.


Legislación.

Para UBER la única barrera de entrada es: la falta de regulación y nada más. 

La tradición es, salir a la calle y buscar al "taxi" o llamar por teléfono a la base más cercana al domicilio y el pago se hace en efectivo; en el caso de los aeropuertos, el pago puede hacerse con tarjeta de crédito y sólo conocerás al conductor (a) al momento  llegue el automotor.

Los servicios prestados por los actuales "taxis" tienen un origen meramente corporativo dónde el gobierno tiene que facilitar los permisos a personas interesadas y en algunos casos se han concentrado en pocas manos, y con carencias en el servicio, con unidades poco atractivas o muy austeras, y quizá por la falta de incentivos fiscales a los permisionarios, no renuevan su parque vehicular y finalmente el cliente paga un servicio más caro.

Porter (1980) estableció como una de las tres estrategias genéricas a la diferenciación, donde el servicio ofertado por UBER marca un distintivo único, con relación a otros servicios en el mercado de "taxis" como es, el uso de tecnología para la georeferenciación el cargo vía tarjeta de crédito utilizando  teléfonos inteligentes, y el envió de un "ticket" para comprobar el gasto.

Porter (Competitive Advantage: Creating and Sustaining, 1998) establece que la - tecnología crea una ventaja competitiva-   y en este caso, por su sistema "Uber App" es una marca que hace diferencia en el mercado y por lo tanto es una ventaja competitiva de Travis Kalanick, CEO de UBER.

Política Pública.

El enfoque debe ser la satisfacción del ciudadano que sería el cliente,  que utiliza o pudriera utilizar los servicios de "taxis" con un servicio competitivo como los oferta UBER e incluso más económico o de mayor confort que los vehículo tradicionales.

Mas no elitista, si con un segmento definido y enfocado a profesionistas, comerciantes y empresarios que cuenten con tarjeta de crédito y un teléfono inteligente con acceso a internet.

Igualdad de condiciones para los usuarios, debe contener la "policy design".  Es un tema de movilidad pública, porque los usuarios (clientes) no utilizarían sus propios vehículos, y podría resultar beneficios en temas de seguridad, salud y ecología. Es un asunto de contribución al estado, al participar con el pago de impuestos, ampliando el padrón fiscal y la deducibilidad de impuestos, que ayudaría a las empresas, así  a tener un control adicional sobre sus funcionarios. Deberá mejorar el transporte urbano, tal y como evolucionó ETN al transporte de pasajeros en el siglo pasado.

En México, la Constitución permite, que los ciudadanos puedan ejercer la profesión u oficio que deseen siendo lícito;  y por otra parte, el fomento a la libre competencia,  deberá ser fortalecida con el diseño de una política pública que permita crear empleos y active la economía familiar.

Los involucrados deben ponerse de acuerdo. El balón esta en la cancha. ¿Quién dará el primer paso? 


Jorge Gutiérrez Reynaga
@jorgegtzreynaga